SABANDIJAS

Sabandijas como homenaje a lo pequeño pero imprescindible, todo lo que despreciamos pero sin lo cual no podemos vivir. Sabandija como agravio, sabandija como elogio.

Elisa Rodríguez muestra en esta exposición la documentación de una serie de intervenciones urbanas escondidas por la zona del río Pisuerga: animales fascinantes, generalmente de pequeño tamaño, que muchas veces generan rechazo o fobia pero que constituyen en realidad la base de todo ecosistema sano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.